miércoles, 4 de septiembre de 2013

¿Y por qué no estudiaste Magisterio?

Pues porque no me dio la real gana, básicamente. 

Esta es una pregunta a la que me he tenido que enfrentar muchas, muchas veces. Me la han hecho personas muy diferentes: desde compañeras de universidad hasta gente que no sabía nada de mí. Y la respuesta ha sido siempre, invariablemente, la misma: porque quiero enseñar filosofía. Voy a cambiarla por la que doy al principio de este post, creo.

Hoy han sido dos golpes en un día. 

El primero, un artículo bastante antiguo que han publicado hoy en una página de oposiciones, y que lleva por título: "Ser profesor sigue siendo la alternativa estrella al paro". Os dejo un momento para que os descojonéis a gusto antes de seguir. 



¿Ya? Pues prosigamos.

Del artículo me han llamado la atención varias cosas que me parecen, o bien medias verdades, o bien afirmaciones con una falta de criterio brutal. O ambas cosas. Una de ellas es esta cita, literal. 

"No es de extrañar. Para el 50% de los universitarios la enseñanza es su salida natural ¿En qué va a trabajar un licenciado en Física?", opina el catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, Julio Carabaña. "Cuando entran en Historia, Filología o Matemáticas, los alumnos saben que el 80% de sus colegas se dedican a la enseñanza. Los que sólo tienen la vocación de enseñar, optan por Magisterio directamente", añade el sociólogo.

Señor Carabaña, no. Me gustaría saber de dónde salen esos datos. Pero sobre todo, me gustaría saber de dónde se saca la conclusión que resalto en negrita. Más que nada, porque es una generalización falsa. Conozco mucha gente que ha hecho licenciaturas universitarias y cuya primera meta, cuyo objetivo, era la enseñanza.  Vamos, que no acabaron en la enseñanza porque no tenían otra salida, sino que desde el primer momento se fueron en esa dirección. Yo misma. Y si no vale, porque no soy profesora todavía, conozco a un licenciado en matemáticas, un tío inteligente de verdad, que podría haberse dedicado a cualquier otro campo, pero que, desde el primer momento, quiso dedicarse a la enseñanza secundaria. Y lo consiguió. Podría poner más ejemplos, pero tampoco es cuestión de convertir este post en una colección.

No me gusta nada lo que se desprende de ese artículo, a saber, que los maestros motivados, los que realmente quieren enseñar, están en los colegios de infantil y primaria, mientras que los institutos están llenos de licenciados que, como no sabían que hacer con su vida, se metieron ahí. ¡Como si fuera tan fácil! ¡Como si bastase con decir "Bleh, me dedicaré a la enseñanza" para encontrar trabajo en el sector!  Por cierto, la "vocación" no lo es todo, y el concepto de vocación tiene un transfondo un tanto místico. Viene del latín, vocatio - vocationis, acción de llamar, e inicialmente -de hecho es la primera acepción del DRAE- hacía referencia a una llamada divina. No es necesario "sentirse llamado" desde siempre a ser profesor para querer enseñar y hacerlo bien. Una de las mejores profesoras que he tenido en mi vida nunca pensó que se dedicaría a la enseñanza secundaria, y ahí estaba. Era -y supongo que sigue siendo- una profesional como la copa de un pino, una de esas profesoras que te marcan. Uno de mis modelos a seguir. Solo para que conste.

Pues ya estaba yo calentita con el artículo esta mañana cuando, volviendo de hacer un recado con mi madre, nos hemos cruzado con dos maestras que salían de almorzar de un bar y que se dirigían al colegio. Iban charlando de que les habían cambiado las estanterías y la organización de no-sé-qué. Mi madre me ha susurrado: "Esas son maestras". He asentido con la cabeza. Y entonces:

- Pues esas no son mucho mayores que tú. ¿Cómo es que ellas están trabajando y tú no?



Estoooo...Señor, dame paciencia, que como me des fuerza la lío parda.

- Pues, mamá, porque estas chicas, cuando hicieron la carrera, probablemente hicieron tres años. Además, no tuvieron que hacer máster ni nada. 

Mi madre se queda pensativa un momento.

- Entonces, ¿por qué no estudiaste tú para maestra?

Y la paciencia me abandona. 

- Lo que yo tengo que hacer es tirarme de un puente. 

Tierra, trágame.

No estudié Magisterio porque no quiero ser maestra de infantil o primaria, quiero ser maestra de filosofía en un instituto, lo repito. Y que nadie malinterprete esto como una especie de elitismo, de eso nada. Admiro profundamente a los maestros y soy consciente de que sin sus enseñanzas y su trabajo, el que yo quiero desempeñar no tendría sentido ni sería posible. ¡Qué digo! La repercursión del trabajo de un maestro va mucho más allá del ámbito académico. Maestros, ¡sois muy grandes!

Pero no es lo que yo quería. Y eso no me resta ni un ápice de las ganas de enseñar que tengo. Pero ni un poquito. He cogido el camino largo, he hecho una licenciatura y un máster y estoy estudiando unas oposiciones, todo ello para ser profesora, una profesión con un futuro incierto -nada de salida laboral estrella-, y más incierto todavía en mi materia, que con la LOMCE queda mermada hasta casi desaparecer. Si sigo en esto, si continúo en ello a pesar de todo, ¿no creéis que es porque estoy motivada? ¿Porque quiero enseñar? 

De nuevo en este asunto, como en otros muchos, tengo la sensación de que la gente habla de oídas, sin tener ni idea. 


24 comentarios :

  1. Pero ni puñetera idea, vamos...

    Anda y que les zurzan a todos!!!


    Y tu, ya sabes, A TOPE!!!!


    Estoy muy orgulloso de ti, vida mia. <3

    ResponderEliminar
  2. Mi profesor de Historia del instituto, otro de esos que marcan, nos repetía siempre que tuviéramos muy claro que, lamentablemente, para un licenciado en Historia en España pocas salidas profesionales quedaban más allá de la docencia. Siempre nos decía que pensáramos en qué queríamos: si terminar la carrera y poner una placa en la puerta con Fulanito de Tal, Licenciado en Historia y esperar "trabajo", o enseñar. Y que si queríamos enseñar que tuviéramos clara la vocación porque pocas profesiones hay más duras y entregadas, "porque al final parece que los de enfrente nunca envejecen, mientras que tú cada año eres más viejo".

    Total, que sí, que enseñar en secundaria es duro y muy diferente a enseñar a los niños. Y que si lo tienes claro, no dudes y a por ello, te digan lo que te digan. Qué sabe nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sabe nadie. Tres palabras muy útiles hoy en día.

      Eliminar
  3. ¿Sabes? El papi de una persona que conozco muy bien no estudió nada, pero se puso a aprender un oficio: joyería. Más tarde, se quedó en paro y le preguntaron qué iba a hacer. Dijo: Bueno, yo lo que quiero es enseñar, enseñar joyería. La gente lo veía un poco raro y se soprendía, pero el hombre se sacó el CAP, y al año, ya estaba enseñando joyería en las Escuelas de Artesanos. Los alumnos aún le visitan a casa y tiene ya 70 y pico años.

    La gente suele ver imposible los sueños e ideas de los demás, pero hay que luchar por ellos si es el camino que quieres tomar. Al final acaban saliendo, de un modo u otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? Aquí pega lo de antes: Qué sabe nadie. Me alegro por ese hombre que hizo lo que quería.

      Eliminar
  4. bah la gente no tiene nii idea. Mis madre estudió historia y luego magisterio, porque le dio la gana, ahora es profesora de preescolar despues de haber sido profesora de historia muchos años. Mi padre estudio filosofia y pedagogia y ha trabajado de ambas cosas.
    ¿que tiene que ver?

    es como la gente quee me pregunta por qué estudié derecho si no quiero ejercer ¿cómo que por qué? pues por la misma razón que estudié ingles y no voy hablando en ingles por la calle

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA, esa es buena. Lo del inglés digo.

      Eliminar
  5. Me enervan estas cosas, la gente me pregunta extrañada que por qué doy cursillos ocasionales, que si es que de verdad me gusta eso.

    Amén de los que dicen que yo tenía que haber estudiado medicina: SEÑORES, QUE A MÍ ME GUSTA LA ENFERMERÍA.

    Mi madre también es de las de: tenías que haber estudiado para... lo que sea menos lo que hice ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pues mira que había pensado en el ejemplo de las enfermeras. Es como si a alguien que es enfermera le dicen: "pues haber estudiado para médico", o al revés. No, a mí me gusta cuidar y curar gente ASÍ, no de otra manera. En fin.

      Eliminar
  6. Sólo tienes la sensación? Ya te lo confirmo yo que la gente habla por hablar y sin saber en la mayoría de los casos! Cada persona tiene su propia motivación y su propio ritmo y es muy difícil entender de verdad a los demás (aún intentándolo, imagínate cuando ni lo intentan).
    Mucho ánimo con lo tuyo porque está claro que sólo si sigues intentando, lo conseguirás finalmente ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angie. Digo que tengo la sensación, por cortesía, más bien... :P

      ¡Gracias por los ánimos!

      Eliminar
  7. Flipa colega xD
    Lo de: ¿Y por qué no estudiaste....? está demasiado escuchado. A mí me daba mucha rabia escucharlo T_T Menos mal que ahora me relaciono poco y no lo escucho xDDDDDDDDD
    pero ahora que empiezo un curso nuevo, ya veremos que me dicen cuando toque presentarme ... jajaj
    Eres capaz y lo conseguirás ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obvia todo dato que no sea altamente relevante XD :P

      Gracias guapa.

      Eliminar
  8. Yo sólo con el artículo habría estado demasiado cabreada como para salir a hacer recados.

    Te entiendo, no sabes cuánto, pero así son las cosas y creo que es peor intentar explicarlas porque al final parece que pides perdón por existir.

    En fin.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, al final ese es el sentimiento que tengo muchas veces. u.u' A partir de ahora buscaré una respuesta epatante y soez a partes iguales, para quitar las ganas de preguntar XD

      Eliminar
  9. Hola, acabo de descubrirte de casualidad y me he enganchado, ya me leí un montón de entradas del tirón. No hagas caso a la gente, nadie sabe de lo que habla. Mi hija también va a estudiar una carrera de esas que en España no tiene futuro y yo la animo igual, quiero que cumpla su sueño y si no encuentra trabajo pues buscaremos otras opciones, pero no puede rendirse antes de empezar i me gusta recriminarle lo que ha elegido.
    Me llamó mucho la atención la entrada de la niña de 14 años que no sabía lo que era democracia, y me hizo recordar cosas de cuando mi hijos eran más pequeños.
    El otro día vi un video de cuando tenían 2 y 3 años, y salía su padre haciéndoles preguntas y ellos diciendo de qué color eran sus juguetes, de qué color era el cielo, contando hasta 5 y cosas así. Yo nunca le di importacia a estas cosas,se las enseñaba porque me parecía lo lógico, pero cuando empezaron al cole me dijo la profe que eran los únicos que sabían cosas básicas, los niños de la clase pintaban árboles de rojo porque no sabían que el color de las hojas era el verde, y si les decías pega un triángulo no sabían lo que era porque los padres no se paraban a explicar cosas esenciales y podríamos decir que cotidianas a los niños, daban por hecho que un niño de tres años sabía los colores y las formas. Al ir creciendo la cosa fue en aumento, los padres no explican nada,no les llevan a ver nada, no les fomentan la lectura, se aburre en los museos, no hacen actividades culturales juntos y en el colegio les explican únicamente lo que pone el libro. Mis hijos ya son mayores,van a empezar la carrera, y siempre me dicen que sus compañeros no saben nada. Hace poco un chico dijo que el Támesis está en África, y no fue en lapsus, es que ni le sonaba, y otro no sabía quien había sido Mussolini, y ya de pintura, actualidad o un poco de geografía ni hablamos. Mi humilde opinión es que en el colegio se ciñe demasiado al temario sin aportarles nada ni fomentar su interés por aprender y muchos padres dejan esa tarea en exclusiva al colegio. Por supuesto hay de todo, pero los que yo conozco son así en su mayoría, y luego los hijos te miran raro si mencionas que te gusta Sorolla, no saben ni quien es. Un besito y seguiré por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, ponte cómoda.

      Pues sí, aquí se ve un montón. Los padres esas cosas básicas sí las enseñan, o llevan a los peques al campo y cosas así, pero por ejemplo, de arte y esas cosas, o de ir a museos, o a la biblioteca, pues no. Porque no saben, y no pueden transmitirlo.

      De todos modos, parece que no es una cosa de mi pueblo, ni un caso aislado. Y es una pena.

      De todas maneras, lo de los colegios es peliagudo, porque yo sé de casos en los que se han planificado actividades para trabajar cosas que no son el libro y no han ido muy bien. Sé de un instituto en el que se organizaron unos "juegos de rol" para aceptar y comprender a una compañera que estaba pasando por un cáncer. Y no fueron pocos los padres que se quejaron porque " a hacer el payaso, al circo", o "eso no les cuenta para nota?" y cosas así...

      Eliminar
  10. Prefiero haber estudiado lo que estudié y no ejercer nunca, que estudiar otra cosa que de todas formas no me iba a gustar. Qué sabe nadie, una frase enorme. Y mira, hay que perder la vergüenza y empezar a callar bocas.
    La madre de un conocido que va a estudiar Auxiliar de Enfermería dijo el otro día hablando de su propio hijo con desprecio: "vamos, que va a estudiar para limpiar mierdas de viejos". Y debería haberle contestado: "¿y tú qué estudiaste?" Nada, efectivamente. Y no se es menos por no estudiar, pero sí se es más por respetar las decisiones de la gente y apoyar.
    No tiene nada que ver primaria con secundaria, pero NADA DE NADA.
    A mí siguen preguntándome que porqué no monto una clínica. Y todo lo que cuente cae en saco roto, porque al parecer lo social, lo comunitario, sólo se puede ejercer si te sacas unas opos. De verdad, cuánto listo. Ay, señor, dame paciencia que pa' letras ya tengo...
    Lo del artículo es de traca y de risa histérica, sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dame paciencia que pa'letras ya tengo. Molas, molas mucho xDD

      Pues sí, esa es otra. Los psicólogos tienen que estar en un hospital, o tener una consulta -con diván. Tú también tienes que haberlas aguantado finas, chica...

      Y lo de las mierdas de viejos... Qué fuerte. Un día, tarde o temprano, tendrán que cuidar de ella. Y entonces, ¿qué?

      Eliminar
  11. Pues de momento (y por suerte) aún no me han hecho la pregunta de por qué no estudié magisterio, aunque estudiando filología las posibilidades de dicha pregunta son bastante grandes. Y entiendo perfectamente tu enfado. Es como cuando escucho a esa gente que me dice "Bah, filología es facilísma, la cogiste por eso, ¿no?" Pues NO, tuve la opción de escoger y escogí lo que realmente me apetecía y me apetece. ¿Que después termino siendo profesora? Bueno, es una de las salidas, pero tomo este camino independientemente de lo que acabe siendo.
    En fin Bettie, paciencia, que en este mundo hace falta mucha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. facilísimo, vamos. Seguro que es un paseo u.u'

      Eliminar
  12. Bueno, a veces (lo digo por tu madre), lo que a nosotros nos resulta obvio para ellos no lo es tanto. La primera y principal razón es que algunos padres no tuvieron más remedio que ponerse a currar y eso de saber cómo van los estudios y qué sirve para qué es complicado. Se que hay madres que se saben hasta los temarios de las oposiciones de sus hijos, a mi eso la verdad me repele un poco. Prefiero a la mía, que no está encima todo el tiempo, que no sabe cómo va lo de la oposición (yo tampoco tenía ni idea antes de hacerlo), que no me pregunta cada minuto, que no sufre por ello a una de esas que deja su vida aparcada para vivir la vida de sus hijos.
    cuando yo empecé a estudiar, mi chico tenía una señora que le limpiaba la casa, la señora tenía una hija que llevaba ya varias oposiciones hechas. Sabía más del sistema que yo. Se llevaba unos malos ratos que "pa qué" y lo que es peor: mermaba mi motivación.
    En cuanto a la teoría del profesor universitario creo que ha simplificado tanto una realidad que ni me molesto. Bastante bien lo has expuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la actitud de mi madre prefiero no pensar en ella. Aunque, desde luego, una actitud ultra-ultra interesada también sería mucha presión.



      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...