domingo, 29 de septiembre de 2013

Una estudiante repelente.

¿Sabéis el típico personaje de cine/libro/serie/vida real que es una rata de biblioteca tan obsesionada con los estudios y tan repelente y sabelotodo que dan ganas de meterle un libro en la boca y empujárselo hasta la garganta? ¿Sí? Entonces podemos seguir.

Ayer mismo le decía a Lansy que yo solía ser una de esas estudiantes repelentes, que esperan a ponerse enfermas los fines de semana para no perder clase. De hecho, si me ponía enferma entre semana, no creáis que era fácil sujetarme en la cama/sofá/lo-que-sea. Os puedo dar una muestra. Estando en primero de carrera me desperté con fiebre, MUCHA FIEBRE, unos 39 graditos de nada, el mismo día que tenía el primer parcíal de Lógica. Creo, además, que era el primer examen que hacía en la carrera, así que la cosa estaba peliaguda. Y Lógica, precisamente, no es cualquier cosa. Recuerdo que ese día tuve un debate muy intenso conmigo misma mientras estaba en la cama -cosa que hacía mucho en aquellos tiempos. La discusión fue tal que así:

BETTIE: No puedorl, no puedorl...
FIEBRE: ¡MUAHAHAHAHAHA! Tanto estudiar y ahora vas a tener que quedarte en casa y te perderás el parcial. ¡Tendrás que ir a la recuperación! ¡MUAHAHAHAHA!
B: Ni lo sueñes, malvada fiebre. Bettie Jander nunca ha faltado a un examen y este no será el primer día (ese día llegó 3 años más tarde, porque tenía dos exámenes el mismo día, y otro año después llegó el primer día en que llegué tarde, pero tarde de verdad, a un examen. Ains. Dolió mucho. Por suerte, algo bueno que tiene ser una estudiante repelente es que todos los profesores creen que es inconcebible lo que está pasando y te perdonan enseguida :P)
F: Intenta levantarte, valiente, a ver si puedes.
(Intenté levantarme. Con poco éxito. Mi cerebro parecía estar rebotando contra los huesos del cráneo.)
F: ¡Te lo dije! ¡MUAHAHAHA! Ale, pringada, levántate despacito a hacerte algo de leche caliente, a tomarte un antipirético, y a dormirla para todo el día. 
(En ese momento yo me di la vuelta en la cama y mi fiebre sonrió, triunfal. Pero la sonrisa le duró poco.)
B: ¡De eso nada! ¡Voy a llegar a ese examen, y a aprobarlo, aunque sea lo último que haga!
(Ahora podéis visualizarme levantándome de la cama lentamente con la música de Carros de Fuego. Fin de la escena)

Os prometo que pasó exactamente así. O a lo mejor eran los delirios de la fiebre. ¿Importa eso realmente? Lo que cuenta es que os hacéis una idea de mi repelencia. He sido siempre -soy, más bien, aunque ya no estudie más que por mi cuenta- una estudiante repelente. Por eso, cuando la gente se mete con Hermione, a mí me duele, porque me siento muy identificada con ella. Le tengo mucho cariño. Desde el primer momento, desde que se presenta a Harry. Incluso cuando dice: "Es Leviooosa, no leviosáaaa". Siempre. Hermione 4 ever. 



Somos parecidas, pero con una pequeña diferencia. Hermione puede con lo que le echen y yo no, yo soy una Muggle normal, con sus límites (decir eso también ha dolido....snif...). A lo mejor es porque ella tiene giratiempo y yo no, pero yo tengo que dejar cosas fuera, no puedo abarcarlo todo. 

Esto viene a cuento porque el otro día, no sé muy bien por qué, me acordé del síncope que casi me da en el primer año de carrera. 

En Filosofía, supongo que en el resto de carreras pasará algo similar, hagas lo que hagas nunca es suficiente. Los profesores se quejaban constantemente de cualquier cosa. Por ejemplo, de los pocos idiomas que hablábamos, con el típico "Yo a vuestra edad hablaba latín y griego clásicos, francés, inglés y alemán. ¡Qué menos para empezar esta carrera!". Cuando te dicen algo así el primer día de alguna asignatura, el primer año de carrera, te dan ganas de salir corriendo y no parar. Pues las cosas eran así todo el tiempo. Al resto de compañeros les intimidaban, pero a mí, como estudiante repelente, me ponían los nervios de punta. 



Lo peor, sin embargo, llegaba cuando te daban la...¡CHAN-CHAN! 

BIBLIOGRAFÍA...

La bibliografía consistía en un folio lleno de títulos de libros por una cara, si había suerte, por dos si no, y si la cosa iba a ser infernal, tenía varias páginas. Esos libros, supuestamente, eran los que había que leer para sacar adelante la asignatura. Cuando los profesores eran agradables señalaban, de entre la masa informe de títulos, los que eran más importantes, o más bien, los imprescindibles de verdad, entre cinco y diez. Pero, normalmente, los profesores no eran tan majos. Así que ahí te encontrabas tú, con la lista interminable entre las manos, pensando cómo ibas a hacer frente a todo aquello a muchos niveles, el económico incluido. 

Lo gracioso es que yo, inocente de mí, realmente pensaba que tenía que leer TODOS los libros de TODAS las asignaturas para aprobar, como se empeñaban en decir los profesores. Y lo intenté, de verdad. No compré todos los libros, porque no tenía un chavo, pero la biblioteca se convirtió en mi segunda casa. No veáis el agobio que llevaba yo.  ¿No os doy ternurilla? Qué inocente era...

Si os preguntáis hasta cuándo duró mi problema con la bibliografía, os sacaré de dudas: hasta que se aproximaron los primeros exámenes parciales. Me di cuenta de que eso era humanamente imposible, al menos para mí, y desistí.  Y descubrí, más o menos al mismo tiempo, que nadie se tomaba eso en serio, que lo de leerse toda la bibliografía era como lo de hablar cuatro o cinco idiomas. Pero no veáis qué acoro pasé los primeros meses... :P

En fin, que no tengo remedio, lo tengo ya asumido. Soy una estudiante repelente y muy inocente además. ¿Hay alguna más entre vosotras? ¿Habéis empezado a odiarme de repente? 

(Que tengáis un buen inicio de semana, me odieis o no :P)


20 comentarios :

  1. IN-CON-CE-BI-BLE!!!

    La imagen de "SuperiorGirl" contra la Fiebre es cañera a tope!!! Eres mi "heroa"!!!! <3

    A mi las hojas de bibliografía me venían de perlas para hacer dibujicos XP

    Y lo de que los profes de tu carrera hablaban 4 o 5 idiomas antes de entrar a la facultad no se lo creen ni ellos, hartos de farlopa y pastillas, hombre...

    Eso es como en la mili, que a lo primero siempre intentan acojonarte, y tu como eres un polluelo te las tragas todas, pero si no fuera por eso se les vería el plumero a la legua...

    Eres un encanto, para nada repelente. Hermione y tu molais, con magia o sin ella.

    I <3 U

    ResponderEliminar
  2. Te admiro, la verdad.

    Yo he sido mala estudiante en el instituto y mediocre en la carrera, podría haber sido mil veces mejor. Cierto que tenía muchísimos problemas en casa, pero me arrepiento mucho de no haberme esforzado todo lo que podía. Luego intenté subsanarlo en el máster de formación del profesorado, que ahí sí que me volví repelente, XD

    En realidad mi problema fue que tardé mucho en madurar, en hacerme responsable de mis actos, y me quise poco durante muchos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo como te conocí en la época en la que volviste de repente, no te sé decir. Yo ... no sé si soy digna de admirar, más bien de compadecer XD Pero sí, eso sí, siempre he sido buena estudiante. Quizá demasiado obsesiva a veces. Aunque la carrera me curó en parte XD

      Eliminar
  3. jajaja yo creo que no tanto, pero si que era una buena estudiante, de esas que dices que los profesores te perdonan todo jajaj

    peeeeero tb es verdad que tiene sus cosas malas: como en el colegio cuando nadie sabe la respuestay tu eres el comodin del profesor, o que te exijan mas que a los demas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, desde luego. Cualquier desliz parece algo inaudito y preocupante. :P

      Eliminar
  4. Pues a mí la estudiantes repelentes siempre me han dado envidia, como Hermione, primero porque saben un montón de cosas y segundo por la fuerza de voluntad. Yo es que soy más de estudiar el día antes,y por más que me prometa llevar las asignaturas al día, me es imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre creo que no lo llevo lo suficientemente al día, y me agobio, pero cuando preguntaba: "¿Cómo váis con tal trabajo/lectura?" y me decían: "¡Ni he empezado!", y yo lo llevaba por la mitad, pues como que respiraba un poco más tranquila XDDD

      Eliminar
  5. Bueno, puede que seas una estudiante repelente, pero al menos te lo tomas con mucho humor...
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que mas que repelente eres, o eras extremadamente responsable, un pelín inocente y tenias en mucha estima a tus profesores. Jejejeje, alguno habría que supiera todo eso que decían, pero la mayoría ¡¡jarl jarl jarl!!
    De todos modos, yo que en la carrera, fui una estúpida total y me deje influenciar por personas que con estudiar el día antes aprobaban ( yo no), me arrepiento mucho de no haber sido repelente, como casi era en el instituto. Luego lo arreglé con la opo y con el máster, me reconcilié conmigo misma. Y es que si tiramos a repelentes, tiramos a repelentes...Aunque a mí, me puede la pereza, muchas veces.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno yo también tengo mis puntillos de pereza, a ver... Pero hasta en esos momentos soy repelente y me atormento XD

      Eliminar
  7. Yo he tenido épocas.... en el cole lo de faltar a clase por el motivo que fuera me ponía de los nervios, en la carrera al principio también, luego ya me liberé un poco. Pero en el final, final... Ahora con el inglés sí que soy MUY repelente, lo reconozco. En las clases me tengo que contener porque la Hermione que ahí en mí se dispara y no puede ser, que en la vida real no te dan puntos para Gryffindor :((

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, yo en la carrera más repelente. Creo que clases me salté, en cinco años, unas cuatro. Menos de diez seguro. Eso, claro, sin contar enfermedades o cosas justificadas. De verdad, inocentona y repelente a más no poder. Y encima sin puntos. Yo habría ganado la Copa de las Casas TODOS los años xD

      Eliminar
  8. Yo cuando me aburría me ponía a estudiar así que puede contar también como estudiante repelente xD

    El otro día lo hablaba en un grupo, por ejemplo con el inglés lo que hacía en mis tiempos muertos (no era muy social) era coger el diccionario de inglés y los libros de mi hermano y hacerme mi propia libreta de vocabulario :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡¡Biennnnn!!!! Otra estudiante repelente, jajaja :P

      Eliminar
  9. Fui estudiante repelente hasta mediados de instituto. Luego pasé a ser normal hasta que terminé la carrera. Con las oposiciones vuelta al repelentes o más radical. Y en esa fase sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA. Yo también estoy en fase repelente radical. Bueno, a ratos. :P

      Eliminar
  10. Jajajajajja me meo, porque leo esto justo cuando ayer fui muy repelente xD
    Yo he sido más bien tirando a normal, pero este curso lo estoy siendo un poco.
    Ayer fuimos a clase 7 de 28 y las 3 últimas horas solo éramos 4. Todos se aburrieron menos yo xDDDDDDDD algunos profesores ya me miran a mí directamente para explicar las cosas >.<
    Entre eso y que soy la única que no tiene Smartphone ni Whatsapp, pues te puedes imaginar jajaja
    Solo he faltado una hora y fue porque llegamos tarde de la librería de comprar un libro de clase, y ya no nos dejaron pasar.
    Me ha encantando la pelea con la fiebre xD Yo te he imaginado en plan zombi por eso JAJAJA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fue un poco así, un poco zombi, un poco cámara lenta... xDDDD

      Muá!

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...