lunes, 2 de septiembre de 2013

Sorpresas.

¿Os gustan las sorpresas? A mí sí. Y es extraño, porque soy una persona bastante cuadriculada para ciertas cosas. Me gusta hacer planes, cuadrar citas, establecer horarios,... Y, a pesar de eso, me encanta que me sorprendan. 

Pero también en eso tengo mala suerte, o un gafe extraño. Aunque soy fácil de agradar, soy difícil de sorprender. Me explico: cualquier detalle me gusta, con muy poco se me puede alegrar el día, pero es difícil que ese detalle me pille por sorpresa. No sé por qué ocurre, pero mi sexto sentido consiste en olerme todo preparativo de sorpresa e incluso plantarme en medio de él. 

Podéis preguntarle al pobre Jack y os lo confirmará. Soy capaz de averiguar qué hay dentro de un regalo con verlo o tocarlo. No me preguntéis cómo lo hago, es mi sexto sentido. A veces, incluso sin querer, descubro dónde me esconden los regalos. Hace dos navidades encontré mi regalo de Reyes sin querer. Fui a coger una esencia en aceite, para poner en el quemador. Justo cuando sacaba la caja donde guardo los aceites, Jack entró en el salón y se puso a gritar:



-¡¿Qué haces?! ¡No vale buscar los regalos, gamberra! 

Yo no había visto nada, lo prometo. Y no estaba buscando los regalos, de verdad. Pero claro, en ese momento se descubrió el pastel totalmente, y encontré el regalo. Bueno, a favor de Jack he de decir que esa vez no adiviné qué había dentro. 

No es el único caso, ni el más gracioso. Os lo voy a contar, espero que a Jack no le importe. Hace un tiempico ya, Jack quiso pedirme que me casara con él. No os flipéis, que no es para tanto, fue una cosa muy normalita, con un anillito normalito, que tenía -y tiene- más valor simbólico que otra cosa. Lo único un poco paranormal fue la situación. Jack me dijo que iba a echar un curriculum a las oficinas de El Corte Inglés, por el centro, que venía pronto. Yo le dije que le acompañaba y él, que estuvo rápido, me propuso un plan:

- Bueno, vale. Pero no hace falta que me acompañes a las oficinas, que si tardo te vas a aburrir. ¿Por qué no te quedas por el centro, mirando las tiendas y eso? 

Bien, Jack, bien. Accedí. Sin olerme el pastel, lo prometo. Así que nos fuimos para el centro, él me dejó por allí, mirando tiendas, y me prometió volver rápido. Estuve cotilleando en una zapatería en la que tenían una sección de ofertas bastante maja durante todo el año, pero no vi nada que me interesase. Así que salí de la zapatería después de unos minutos, 15 o 20 quizá, para ir una tienda al otro lado de la calle. En esto que salgo de la tienda y me veo a Jack, caminando hacia mí, embobado, mirando un estuche con un anillo dentro. 

- ¡Ey! ¿Ya has acabado? - le digo.



El salto que dio deberíais haberlo visto. Claro, en ese momento yo ya descubrí todo lo que había que descubrir y el momento no fue tan "especial". Quiero decir, especial fue, porque la situación tiene lo suyo, pero me faltó la sorpresa. Le tengo dicho que más adelante, cuando tengamos posibilidad de casarnos, tiene que volvérmelo a pedir, pero esta vez con sorpresa. 

Las últimas sorpresas que he recibido últimamente han venido de gente que no conozco personalmente, amigas de Internet, o de amigas de Internet que sí he llegado a conocer pero que ahora están lejos. Fue poco antes de mudarme a casa de mis padres. Coincidieron Reyes, mi cumpleaños, etc. etc. Y sabiendo de mi situación, más de una se curró unos regalos maravillosos. Y que me pillaron por sorpresa, sí.  Y aparte de esos regalos, una pluma y unos viales de tinta que me mandó otra amiga hace un par de meses.  Pero claro, a distancia mi sexto sentido no opera... :P 

Quizá porque tengo esa hambre de sorpresas me gusta tanto prepararlas para otros. Me encanta idear y pensar qué puede emocionar o sorprender a una persona que quiero. Y bueno, la escasez limita por un lado, pero por otro ayuda bastante: hay que pensar el doble, o el triple, y hacer acopio de imaginación. Disfruto con el proceso y con la anticipación y cuando el momento llega es casi como compartir la sorpresa con el destinatario.

Pero no creáis. Yo no pierdo la esperanza. ¿Sabéis qué me gustaría que ocurriese alguna vez en mi vida? Una fiesta sorpresa. Sí, suena cursi, pero es algo que nunca he tenido y que me hace muchísima ilusión. Iba a ser una fiesta un poco desierta, porque parte de mis amistades están lejos y entran en mi vida a través de una pantalla. Pero no todas. Quizá seríamos cinco o seis personas, ¡pero sería maravilloso! No sé, abrir la puerta de mi casa y encontrarme globos, decoración, una mesa puesta y a la gente que quiero. Sería un recuerdo para enmarcar. Que hubiese gente que está lejos, o con la que nunca he podido coincidir físicamente ya sería de bonus, demasiado bonito para hacerlo real. Pero bueno, soñar sigue siendo gratis...  Eso sí, haría falta que mi sexto sentido se desactivase mientras me la preparan... :P

Esta es la cara de felicidad de una mujer sorprendida. Claro, que si Drogo resucita de entre los muertos y te besa, pues no es para menos. Eso no lo adivino ni yo...


Y a vosotrxs, ¿os han dado alguna vez una fiesta sorpresa? ¿Tenéis tanto gafe con las sorpresas como yo?

17 comentarios :

  1. Pero tía! xDDDDDD eres un peligro eh! jajajajajaja
    Con lo de la fiesta sorpresa coincido contigo. Nunca me han hecho ninguna y me haría mucha ilusión ♥
    Aunque aquí amistades pocas xD
    yo también soy algo gafe con las sorpresas xDDDD ains e___e

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja me pasa igual!! Adivino casi toso, cosa que en parte me gusta pero en parte no, porque sólo es responsabilidad mía la verdad... El Runo se lo curra, pero siempre (excepto este año) acabo acertándolo todo prematuramente xD
    Hoy mismo he pensado que me gustaría por una vez en mi vida celebrar mi próximo cumpleaños. Nunca me ha gustado, me incomodan mucho las sorpresas, aunque el pasado año se lo curraron los más íntimos... Pero sería una pena cumplir 30 y no celebrarlo, no? Así que una de mis amigas ha propuesto fiesta pin up!! Te vienes?? Jajajaja
    Seguro que tu fiesta llega y, a lo mejor, ni siquiera cuando tú supones ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhm, una fiesta pin-up? Mi debilidad... Ains, mira que iría con ganas.

      Y en esto, como en todo, pues chica, somos gemelas cerebrales XD

      Eliminar
    2. ai qué bien suena eso! lástima vivir lejos oye xD

      Eliminar
  3. Chica, en esto nos parecemos también XDDDDD
    La mayoría de las veces me "cosco" de las cosas antes de tiempo :D

    ¡Yo tampoco he tenido una fiesta sorpresa! Bueno, una vez, pero sólo éramos tres personas y no había globos ni nada de eso... La verdad es que de todos modos no sé quién iba a venir si mis amistades están todas a unos miles de kilómetros... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estamos. Pero bueno, si hay poca gente y hay globos.... jajaja :P

      Eliminar
  4. yo tb tengo un sexto sentido muy muy potente! jajaj
    a mi me gusta sorprenderme, lo que no me gusta es la mania que tiene mi chico de decirme que tiene una sorpresa para mi!

    ¡eso me saca de quicio! mira que se lo digo, que no me lod iga, que se espere, pues nada.. jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ya ves, eso es ¡el mal! Porque estás histérica hasta que llega el momento. Y estás doblemente histérica por no descubrirlo por accidente, jajajaja.

      Eliminar
  5. Nunca me han hecho una fiesta sorpresa, mira por donde. Pero claro, si lo dejo caer por aquí dejará de ser sorpresa. Ains.

    Un sladuo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, siempre que se te haya olvidado la idea cuando llegue el momento... jajajaja

      Eliminar
  6. Yo pensé que este año esposo me daría una fiesta sorpresa por mi cumple... lo estuve pensando hasta que vi que efectivamente nos íbamos a la playa con todos los amigos xD

    Suelo estropearlas a medias.

    Ejemplo: reyes de este año. Me metí en la banca online de esposo para hacerle unas gestiones y se me fueron los ojillos hacia los movimientos de la tarjeta, X dinero en X tienda. Pues me fui al catálogo de la tienda y por ese precio sólo estaba el ebook y una máquina de coser.

    Hubiera sido un punto que fuera la máquina de coser.

    Con lo de los 30 regalitos lo que hice fue no hablar, no preguntar, porque sabía que él fuera lo que fuera que estaba preparando lo estaba haciendo con mucha ilusión ^^

    A mí me gusta preparar sorpresas, unas veces me salen mejor que otras pero bueno. Este año por su cumple lo sorprendí totalmente pero ahora para el aniversario creo que se huele lo que es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el problema que tengo es que la inquietud me puede, y acabo dando los regalos/sorpresas antes de tiempo u.u XD

      Eliminar
  7. ¡Hola neni! ainsss cómo te he echado de menos... ¡qué gusto leerte! :)
    Yo nunca he tenido una fiesta sorpresa pero me chiflaría jajajajaja, eso sí, las sorpresas no me las "huelo" como tú, soy muyyyy inocente, me la cuelan siempre jejejejejejeje...

    Un besi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al mundo no-vacacional, Nerea :) Pues oye, yo preferiría ser más inocente, porque da una rabia...No solo porque te quedas sin sorpresa, sino porque le "arruinas" todo el esfuerzo a quien te la prepara... u.u'

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...