viernes, 16 de noviembre de 2012

No te vigilan, les están explotando.

En mi adolescencia solía ser parte de esos grupos que llaman "antisistemas". No porque quemase cajeros ni nada por el estilo, sino porque, en fin, cualquier grupo que no entra en lo absolutamente convencional es suceptible de ser clasificado bajo esa categoría. En esos peligrosos grupos era habitual cierto desprecio y desconfianza hacia la policía, que se manifestaba con la frase "no te protegen, te están vigilando". Es de ahí de donde saco yo hoy el título para este post, en el que quiero hablar un poco de el último mono del mundo de la seguridad: los vigilantes de seguridad. 

Desde que tuvo lugar el incidente en el Madrid Arena, en el que fallecieron 4 chicas, tengo en mente escribir algo sobre esto, pero no creí que fuera el momento. No es que mis palabras vayan a tener una tremenda repercusión, pero simplemente, con cuatro chicas muertas, no creía necesario meterme en este jardín, que no tiene que ver en concreto con ese incidente, sino que es mucho más general.

De hecho, esto podría titularse, como en el post de los incendios, "No pasa nada... hasta que pasa". Lo que ocurrió en el Madrid Arena podría haber pasado en cualquier otro concierto, festival, evento deportivo, etc. También es cierto que en este caso parece que concurrieron todas las irregularidades que eran posibles. Incluso te hace pensar que ya sería casualidad que el caso que se ha destapado sea el evento más "sucio" de todos los que se han realizado o se proyectan en nuestro país. Y da miedo pensar en qué más cosas no sabemos.  Por lo tanto, no todo tiene que ver con la seguridad privada del evento. Pero este problema, el de la seguridad privada, es recurrente en la mayoría de eventos que se realizan. Es una constante. Sería de lo más fácil encontrar irregularidades en relación a la seguridad en cualquier evento más o menos multitudinario. 

Primero de todo, porque en estos eventos, montar un dispositivo de seguridad como toca es muy caro, y esto tiene un problema: los organizadores no quieren dejarse una pasta gansa en seguridad y las empresas se verían obligadas a disminuir drásticamente su margen de beneficio para conseguir servicios, clientes. ¿Qué se hace? Pues algo bastante común en nuestro país: hacerlo mal. Partiendo de que no va a ocurrir nada, se organiza la plantilla con un porcentaje muy bajo de vigilantes de seguridad (habilitados tras hacer un curso y pasar pruebas teórica y práctica, y con su habilitación en vigor) y se completa el grueso de la plantilla con personas sin titulación, es decir, auxiliares, a los que se malpaga (conozco auxiliares que han currado por 4 euros la hora en turnos de 12 horas). Que no tengo nada contra ellos, son gente que tiene que trabajar también, y partiendo de que no va a pasar nada, y de que la simple presencia de gente con un chaleco fluorescente va a disuadir al personal de hacer cualquier cosa peligrosa, pues no pasa nada. Pero es que el problema es que no podemos partir de ese punto. Un dispositivo de seguridad se debe de montar pensando en lo que puede llegar a pasar y para evitar que pase. No digo que un vigilante de seguridad sea la panacea, pero al menos sabemos que ha pasado una prueba que le habilita, con su correspondiente psicotécnico y demás. Puede que esto no nos dé una garantía total, pero en el caso de las personas sin habilitar, no tenemos garantía de ninguna clase.  Y el problema ya no es que haya un porcentaje de gente sin habilitación trabajando en el dispositivo de seguridad, sino que ese porcentaje sea, con mucho, más amplio que el de la gente habilitada. ¿No estaría bien proporcionar un poco la balanza? Y repito, no hablo del Madrid Arena, donde parece que el tema es todavía más complicado, sino en general.

Pero además esos vigilantes de seguridad posiblemente estén trabajando en unas condiciones deplorables. Conozco personalmente casos de personas que han doblado turno: 8 horas (o más) en un servicio y otras 8 en otro.  Imaginaos el estado mental y físico de esa persona. Como para afrontar una crisis. También es común que estas personas hagan turnos de más de 8 horas, hasta 12 o 13. En esas horas, conozco casos de personas que ni siquiera podían ir al cuarto de aseo, porque si lo hacían, y pasaba algo, "se la cargaban".  Tampoco puedes tener cerca, en la mayor parte de las ocasiones, algo tan simple como una botella de agua, para hidratarte y poder mantenerte más fresco. En resumen: están en condiciones pésimas, lo cual no facilita que puedan reaccionar correctamente ante un problema determinado.  Este tipo de eventos, al ser puntuales, se cubren con gente que ya trabaja en la empresa, haciéndoles doblar turno o trabajar en su día de descanso, o bien, contratando personal de una manera precaria, justo para ese evento. Cuanto más se quiere ahorrar, más se tira de lo primero. Así que sacad vuestras conclusiones. 

Por último, llamar al hecho de poner vigilantes de seguridad, auxiliares y/o controladores de accesos aquí y allá "dispositivo de seguridad" es ser muy generoso.  No es común tener un plan de actuación determinado, un procedimiento, una estrategia. Simplemente ponen a una persona en un punto y le dan una orden concreta: "Cachea al personal", "Mira que nadie entre por esta puerta", etc, y esto en el mejor de los casos. En el peor, se les indica dónde tienen que estar y se les pide que permanezcan ahí, sin más. O incluso puede presionárseles para que no cacheen al personal o examinen mochilas, para no obstaculizar o ralentizar la entrada a un evento. Pero, aunque se den algunas órdenes a cada empleado, no suele haber una coordinación entre los diferentes efectivos, ni un plan para, por ejemplo, impedir que una gran masa de gente entre en un pasillo a la vez. Esto se agrava si tenemos en cuenta que suele haber varios equipos de seguridad, de distintas empresas, que no suelen estar coordinados. En el caso del Madrid Arena también ocurrió esto. La empresa Seguriber, de vigilantes de seguridad y la empresa Kontrol34, que creo que es de porteros (controladores de accesos), se repartían la seguridad del evento, aunque todavía no tengo muy claro cómo. Dudo que hubiese un plan conjunto. De hecho, que unos y otros se lancen la patata caliente parece dejar muy claro que no lo había. Pues esto ocurre casi siempre que hay dos o más empresas de seguridad implicadas. 

No sé si me dejo algo, creo que por el momento vale. Solo espero que la próxima vez que acudáis a este tipo de eventos tengáis claro que va a haber irregularidades en el dispositivo de seguridad. Quizá no ahora, ni en unos meses, porque me consta que las empresas están bastante acojonadas con lo que ha pasado en Madrid.Y de paso, que penséis que probablemente el tipo que está en la entrada, con esa placa fea, intentando hacer su trabajo lo mejor que puede o le dejan, esté jodido, muy jodido, y asustado, sabiendo que si pasa algo, le va a tocar comerse un marrón bien grande cuando, en gran parte, puede considerársele víctima, y encima, encabronado, porque en las peliculas, los vigilantes siempre son los primeros en palmarla (un poquito de humor nunca viene mal, ¿no?) :P



PD: Tampoco quiero demonizar a ningún colectivo empresarial ni nada por el estilo. Hablo de una situación de la que tengo conocimiento personal, y que por lo que yo he podido comprobar, es bastante generalizada. O eso, o es que yo, como parece ser costumbre, acabo conociendo los peores casos.

8 comentarios :

  1. No conoces los peores casos, no, yo también conozco algunos que dan ganas de llorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me "alegra" saber que no es cosa de mala suerte, me entristece confirmar que las ganas de llorar en estos casos, son generalizadas. :(

      Eliminar
  2. Vaya Bettie, no sabía nada de ésto, me ha encantado el post, aprender cómo funciona la seguridad. Me dejan KO las condiciones en que trabajan. Ainss
    Un besete

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las que no cuento... Porque si en vez de tener en cuenta el trabajo en este tipo de eventos tuviera en cuenta otros... pues te encuentras que pasan 12 horas a la intemperie, de pie y con temperaturas bajo cero... por ejemplo.

      Eliminar
  3. Desgraciadamente también conozco casos. Cada vez hay peores condiciones y encima se culpa al profesional que es el que menos pinta en esas decisiones, porque o es eventual o está acojonado.
    Estas cosas hay que contarlas para que todo el mundo se entere. A veces no se pueden denunciar, pero por lo menos se pueden gritar a los cuatro vientos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, porque la gente no tiene ni idea de las condiciones de estas personas. No solo no conocen vacaciones, turnos fijos, festivos...sino que además están bien jodidos.

      Eliminar
  4. Me indigno! Me indigno muchísimo!!!

    Perri movil

    ResponderEliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...