sábado, 17 de noviembre de 2012

Acoso escolar. Mi experiencia.

bullyingÚltimamente ando un poco -bastante- preocupada por el tema del acoso escolar o bullying. Es un tema que me ha preocupado desde siempre, de hecho, el curso pasado, en el Máster en profesor/a de Educación Secundaria eché bastante de menos más formación e información respecto de este tema. Supongo que encontraré algo en el manual de pedagogía que usamos, pero aún así, creo que es un tema sobre el que habría que incidir y trabajar mucho, muchísimo, en este máster. Al fin y al cabo, y con suerte, acabaremos trabajando con adolescentes, chicos y chicas que se encuentran en una edad crítica en lo que refiere al acoso escolar.   No es que no pueda haber acoso escolar antes, pero a esas edades creo que la cosa se agrava por parte de quien infringe el maltrato y de quien lo padece: se trata de una época en la que los comportamientos y las emociones se exacerban, se acentúan, se exageran, y por lo tanto, las consecuencias de ese maltrato pueden ser todavía más graves. Además, la adolescencia es una época importantísima en el desarrollo personal, sobre todo en lo que refiere a la socialización, y sentirse maltratado o rechazado por los iguales en este momento de la vida puede ser fatal. 



Desgraciadamente no hay que buscar mucho para encontrar ejemplos. Hace unos días, en un pueblo de Ciudad Real, una chica acabó muriendo tras un intento de suicidio, causado por el acoso escolar que sufría. ¿Se trata de un problema que se agrava por momentos? ¿O simplemente es que se hace visible algo que antes estaba oculto, como ocurría con el maltrato a las mujeres? No tengo ni idea, pero lo que sí sé es que hay que atajarlo.

bullying acoso escolar
Yo sufrí acoso escolar. Entonces no se llamaba así, se llamaba "mamá, en el cole, los niños me pegan y me insultan". Ocurrió desde el primer momento en el que entré al cole, con 4 años, y durante muchos años más, prácticamente hasta los 14.  Por suerte, no fue constante. Fue más intenso al principio. Mis gafas y mi gordura me valieron muchos golpes y malos ratos. Volvía más de una vez llorando a casa y mi madre, a la que nunca nadie se habría atrevido a hacerle bullying, me decía que me defendiera. Pero yo siempre he sido muy blanda, muy tontita, muy pacífica, muy indefensa y frágil, a pesar de mi complexión.  Así que hacían conmigo lo que querían. Mi madre habló con la maestra, habló con padres, habló con niños, ... No se solucionó del todo, pero no quiero pensar cómo habría acabado la cosa si no lo hubiese hecho. Además, por suerte, yo empecé a destacar muy pronto en el cole. Leía antes que nadie, era muy espabilada para esas cosas, despierta, curiosa. Me encantaba aprender. Y era muy calmada, muy obediente, por lo que, aunque mis compañeros me trataran mal, al menos recibía cierto reconocimiento de mis maestros. No era un completo fracaso, tenía algún motivo para quererme. Pero los maestros tampoco supieron ver lo que pasaba, no del todo. Incluso a veces lo agravaron.

Ocurrió en 1º de primaria. Yo seguía siendo muy buena alumna, pero tenía un problema con la lectura en voz alta. Hacía ya 2 años que leía de corrido, pero no sabía pronunciar la letra "R": perro, burro, carro, roncar... esas palabras eran mis pesadillas. Y por si fuera poco con las gafas, mi timidez, y mi gordura, mis compañeros se reían de mí cada vez que leía. La maestra, supongo que con la intención de que yo aprendiese a pronunciar, me hacía leer constantemente, con lo cual, constantemente recibía burlas de mis compañeros.  Nunca antes, ni después, he dicho "no quiero ir al colegio" por los insultos. Pero ese año sí, porque me quedé sola. No tenía nadie de mi lado. De nuevo intervinieron mis padres, que hacía ya algún tiempo estaban en gestiones para ver por qué no pronunciaba bien, aceleraron el proceso. Desde el organismo de educación competente - no recuerdo, era pequeña - mandaron una logopeda al cole, 2 horas a la semana, para que trabajase conmigo. En tres semanas o cuatro pronunciaba perfectamente. Menos mal que mis padres eran muy cabezotas.

stop bullyingCon los años el maltrato disminuyó. Se quedó en insultos, algún que otro golpe, algún que otro "empollona" o "enchufada", de vez en cuando, y poco más. Quizá tuvo que ver que yo me hice casi invisible en los recreos. Me sentaba sola en un rinconcito del patio a comerme mi bocadillo hasta que sonaba el timbre. Mi madre aún cuenta algunas veces cómo iba al cole -que está al lado de casa- a mirar por la reja, y que se le partía el alma al verme tan sola.  Lo peor eran las clases de Educación Física, en las que no paraba de inventar excusas para no hacer nada que diese pie a que se metiesen conmigo. Sí, soy la típica niña repelente que siempre tenía excusas para no hacer gimnasia. El maestro de Educación física me detestaba y nunca me preguntó mis motivos. Supongo que para él también era una niña gorda. También ayudó mi hermano, que poco después de entrar en el colegio también fue "acosado" por gordo. Eso sí, él no es como yo, y supo defenderse, supo plantar cara. Pobre del que se metiese con él... Y por esa parte, también fui protegida. Nadie quería meterse conmigo, porque tendría que vérselas con mi hermano pequeño. Sí, pequeño :P.

Pero bueno, sobreviví. Me hice fuerte en mis virtudes, aguanté bastante bien la soledad hasta llegar a disfrutar de ella. Me encerré en mis libros, en mis fantasías. Y no pasó nada. Supongo que soy como soy hoy por las cosas que viví. A veces me cuesta afrontar problemas, me acobardo. Me cuesta imponerme ante otra persona que no conozco. Pero supongo que al final no salí tan traumatizada como cabría esperar. También es cierto que al llegar al instituto, con 14 años, la cosa mejoró. Conocí gente nueva, hice amigos, pertenecientes a grupos "alternativos" y supongo que de esa manera justifiqué el hecho de haber sido siempre marginada: yo era, siempre había sido, diferente.  Eso accionó una palanca en mí: mi autoestima y mi seguridad en mí misma se dispararon. Resurgí. Desde luego, podría haber sido peor. Cuando lo miro retrospectivamente me digo, medio en broma medio en serio, que menos mal que no había redes sociales ni Internet, pues el maltrato podría haber continuado virtualmente. Y eso sí que habría sido letal. 

De mi experiencia saco una conclusión: el acoso escolar solo es posible por el silencio y por la ceguera. Muchos de mis profesores no se enteraron hasta que mi madre no fue a quejarse. Y me cuesta creer que no se dieron cuenta. Era fácil ver que yo no me relacionaba, que tenía miedo, que me escondía en los recreos. Era fácil ver que en ocasiones entraba despeinada a clase, o que sollozaba. O al menos, yo creo que era fácil.  ¿Por qué no hicieron nada?
acoso escolar

Algo así ha ocurrido en el instituto de Ciudad Real. Los padres se quejaron, pero desde el centro se consideró que no había indicios de acoso escolar como para cambiar a la chica de instituto. ¿No había indicios suficientes? No sé... ¿Cómo de mal tiene que pasarlo una persona hasta que llega al extremo de quitarse la vida?  No creo que esa chica pasase por todo eso sin que nadie se diese cuenta.  Me cuesta, la verdad. Desde luego, mi nivel de acoso fue bastante "tolerable" en comparación con lo que podemos ver hoy, y se podía apreciar perfectamente, era evidente. En este caso no me explico como no pudieron ver ningún indicio.

Si un día, como deseo, acabo en un instituto, como profesora, me gustaría ser una "profesora búho", que tenga los ojos bien abiertos y que sepa ver lo que ocurre. Pero lo cierto es que no tengo muy claro si sabría cómo actuar: no me lo han enseñado. Sé hacer programaciones didácticas kilométricas y unidades didácticas. He aprendido de la burocracia del puesto -exagerada, en mi opinión-, y de los contenidos, y  he aprendido palabras nuevas como adaptación curricular, proceso de enseñanza-aprendizaje, concreción curricular, etc. Pero no me han dicho como afronto los problemas de mis alumnos, no educativos, sino como personas. No todo lo que pasa en el aula tiene que ver con el conocimiento, quizá esa sea la mínima parte, ¿lo que resta no es importante?

A lo mejor habría que plantearse estas cosas al planificar la formación del profesorado. 

Aprovecho para deciros que si alguien que lea esto sabe de artículos o cualquier otro documento sobre el tema, se agradecen recomendaciones. Que no me lo hayan enseñado no quiere decir que no tenga la obligación moral de saberlo.


30 comentarios :

  1. Creo que cómo se actúa en determinadas ocasiones depende mucho de la persona, y también creo que tú en ésta, lo harías perfectamente, a pesar de que no te hayan preparado mucho en ese aspecto. Los hechos y las situaciones pasadas hacen a las personas, eso está claro.
    Acoso no, pero un par de malos años en el instituto... sí que pasé... Me ha gustado el post, serás una gran profesora. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maria. Me alegro de que ese par de años ya pasaran. :)

      Eliminar
  2. Creo que esas cosas se ven fácilmente y tú sabrás verlas. Pienso que la gente tiende a normalizar situaciones que, en realidad, no son nada normales ni humanas, pero como es lo que se ha hecho siempre o se ve como un mal menor, pues pasan. Hay que estar muy pendiente porque son muchos, pero creo que con tu vocación podrás, ojalá llegues pronto a trabajar de profe.

    A mí de peque, desde 1º a 6º de EGB me fue genial, pero después no lo pasé nada bien (de los 12 a los 16 aprox.). No sufría acoso, pero no me sentía bien con mis compañeros, aunque también fue la época en la que amplié mi círculo de amistades, pero también me separé de antiguas amistades con las que no pegaba ni con cola. La gente se reía de cualquier gilipollez, si eras mala en deportes, si eras gorda, si eras flaca (a mí me decían que si tenía anorexia, eso a los 12), las tías estaban que no cagaban con el tema de los novios y yo aún jugaba con los playmóbils...

    En fin, si a mí ya me afectaba la menor tontería porque soy una persona hipersensible, no me puedo imaginar el infierno de esa chica, tuvo que sufrir muchísimo, :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, habrá quien lo vea - porque lo ha pasado mal o tal - y quien no... Y habría que darle más importancia a estos temas, porque ya sabes... hay mucha gente que los normaliza (cosas de niños) y la verdad es que una cosa es una pelea, y otra cosa es acoso continuado, insultos, intimidación... Y como tu dices, no hace falta nada concreto, si quieren chafar a alguien, lo chafan por lo que sea...

      Y ya no solo la formación...tendría que haber algún plan de sensibilización y prevención en los colegios e institutos...

      Eliminar
  3. No puedo creer que no lo vean. Mas bien pienso que vuelven la cabeza. Que no se meten. Que no se implican. He leído el post con rabia y con indignación. He sufrido pensando en las personas,niños,que tienen que pasar por eso sin que sus responsables se quieran enterar. Estoy totalmente de acuerdo en que este tema se debería reforzar. Desde luego yo lo consideró mas importante para el desarrollo de una persona que saber análisis sintáctico ....no se.
    Y desde aqui mi repulsa y desprecio a aquella docentes QUE NO SE ENTERAN!!!!!!
    PERRI MOVIL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, perri, mucho más importante. Y yo tenía a mis padres - la chica que ha muerto también, aunque no les hicieron caso- pero imagina un niño/a con sus padres "ausentes", por trabajo, problemas económicos, lo que sea... tiene que ser terrible. :(

      Desde luego, hay profesores que, por lo que sea, evitan complicarse demasiado la vida. Y eso, en cosas como estas, puede ser lo peor.

      Eliminar
  4. Estupendo post Bettie.
    Yo de algún modo sufrí burlas (nunca un golpe) pero nunca les dí importancia. Quiero decir, siempre he sido muy fuerte, he ido a lo mío, a contracorriente y jamás he pertenecido a un "grupo" si no a todos a la vez. No sé cómo explicarlo. Era muy alta, delgada e inteligente... destacaba mucho y era bastante mona... así que me convertía en el centro de las envidias. Esto fue un problema en el colegio femenino de monjas al que fuí años... pero yo pasaba ¡tanto! Hacía un montón de actividades extraescolares, entre ellas atletismo... el atletismo me enseño mucho sobre la fortaleza, la autoestima y los retos. Era popular en sentido negativo porque siempre me caían las culpas de todo, creo que en el fondo me temían porque tenía mucha personalidad. Curiosamente al pasar a un cole mixto todo cambió y supe lo que era estar tranquila sin tener que demostrar absolutamente nada. Siempre destaqué mucho en los estudios y, en el cole de monjas era una "empollona", ahora resulta que mis compañeros lo valoraban y me pedían los apuntes... En fín Bettie, ¡qué te voy a contar! yo, en lugar de encerrarme me convertí en una persona muy extrovertida con unas habilidades sociales muy grandes. Lo que no te mata te hace más fuerte :)
    MUA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, de lo que no mueres, aprendes. De todas maneras, por lo que dices tu tenias autoestima y tal, eran envidias. Pero ese no es el caso de la mayoría. Yo me sentía terriblemente mal por todo, me consideraba un completo desastre...salvo por los estudios. Y eso es lo que no se puede consentir.

      Eliminar
  5. Joder...
    Siento que hayas tenido que pasar por eso (se me pone hasta un nudo en la garganta), pero me alegro que te haya servido para reconstruirte y ser hoy quien eres y como eres.
    A mí tampoco me han enseñado nada acerca de cómo trabajar estas cosas y la verdad es que lo veo absurdo, se supone que debería saber. Al final todo se resume en dinámicas de grupo, habilidades sociales y de comunicación, charlas con los padres y alumnos... Así lo hago yo, al menos.
    Ya verás como te das cuenta si alguna vez lo ves desde el otro lado del pupitre, es más fácil de lo que la gente se piensa, lo que pasa es que la educación y las familias han cambiado mucho; la figura del profesor también.
    Pero da mucha rabia e impotencia ver cómo agreden a un niño.

    Te cuento dos anécdotas?

    1. He sufrido acoso, lo que pasa es que lo ignoré y sí tenía un grupo al que pertenecía, como no estaba sola la cosa se solucionó sola. Pero marca igual. El peor que he sufrido fue por parte de una maestra en 4º de Primaria. Venía a sustituir a mi tutora que estaba de baja maternal y ese curso fue un infierno. Siempre me ha gustado el colegio, aprender, también era una empollona, me alegraban los exámenes (sí, daba pena xDDD), pero ese año casi ha desaparecido de mi memoria, creo que lo he reprimido. La tía era un asco, dice mi madre que yo somatizaba todo el rato para evitar ir al colegio.
    2. Mi hermana tampoco sabía pronunciar la "R" y aprendió a los 5 años cuando mis padres fueron a la Expo '92 de Sevilla y le trajeron un muñeco de la mascota Curro xDD


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, un muñeco de Curro también podría haber sido buena idea.

      Gracias por tus palabras. Espero saber afrontar estas cosas cuando me toque...

      Eliminar
  6. Se tiene que ver por pantalones. En mi colegio, cuando yo estaba en 5º una profesora le preguntó a mi madre si yo me relacionaba con las compañeras fuera del colegio. Ante la cara de mi madre la profesora dijo que me veía con miedo a acercarme a ellas por si me rechazaban.

    No iba muy descaminada.

    Yo lo he pasado regular, porque al lado de lo que se ve hoy en día o de lo que tú has contado me parece vergonzoso decir que lo pasé mal.

    Conmigo se metían por gordita, por tener pelusilla en el bigote, por las gafas... y luego más tarde en el instituto tb por un puto jersey mostaza que mi madre me obligaba a ponerme por cojones.

    Que todas esas cosas han tenido consecuencias posteriores... pues sí, alguna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver, a lo mejor así contado da la sensación de que yo sufría permanentemente... no. Había periodos que mi vida era normal. Y tampoco me daban palizas de muerte ni nada. Pero aún así... era duro. Y eso, tiene consecuencias como tu dices, más o menos, más importantes o menos, pero ahí quedan.

      Yo también creo que se tiene que ver. Pero eso es peor, porque si se ve, ¿por qué no se hace nada?

      Eliminar
    2. Yo entiendo que no era algo permanente, pero aunque sea ocasiona es malo igualmente

      Eliminar
    3. Es que no quiero tampoco que parezca algo tremendo. Comparado con algunas cosas que se oyen y se ven, lo mío fue... casi nada. Pero claro, ahí está. Parece que es más común de lo que pensamos.

      Eliminar
  7. Que gran, gran post! Y que falta hubiera hecho este tipo de información en nuestra época eh
    Yo también era empollona, querida por los profesores y envidiada por los cafres de mis compañeros. Durante la infancia, fueron ese tipo de cosas, que me llamaban empollona, pelota, bicho raro etc Pero yo era más o menos feliz porque era buena estudiante y tener amigos me importaba bien poco.
    Cuando entré en la ESO, la cosa cambió, los profes eran otros que no me conocían desde pequeña y no me defendían de los insultos de mis compañeros; y es que yo en esa fase de niña-adolescente lo tenía todo para reírse de mí: acné, vello facial, ortodoncia, pecho inexistente, entrecejo... un orco vamos!! Esto unido a que mi vida social era nula porque iba del colegio a casa y de casa al colegio.

    Te cuento una experiencia con mi odiosa profesora de francés:
    La señorita L se dedicó todo 2º de ESO a organizar el viaje de fin de curso (al que yo no estaba apuntada) y no a dar clase de francés; cuando llegó la primera evaluación y los examenes, toda mi clase suspendió la asignatura porque la tipeja esta no habia dado nada de materia en 3 meses y solo se dedicaba a llevar las cuentas de los polvorones y demás para sacar dinero para el viaje... todos suspendieron menos yo, que saqué un sobresaliente. Ante esta situación la señorita L dijo: bueno, repetiremos examen y haremos como que no ha pasado nada, aunque no es justo para Macarena que ha hecho un pedazo de examen; y salta una de mis estupidas compañeras y dice: no, no es justo para los demás, que somos niños normales y Macarena es anormal porque solo estudia y no sale a la calle por las tardes como nosotros
    Bueno pues se creó un debate en clase entre mis 30 compañeros y la señorita L, sobre si yo era normal o no porque había sacado un sobresaliente en vez de centrarme en vender polvorones para el viaje, yo estaba allí callada viendo como hablaban de mí durante una hora y la profesora no me defendió.

    Cosas de este tipo no las puedo olvidar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final estas cosas son más normales de lo que parecen. Como lo siento. El que los adultos no sepan actuar correctamente en estas sitauciones solo agrava las cosas.

      Eliminar
  8. Yo he activado esta semana un protocolo por acoso. A ver en qué queda la cosa.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que todo vaya bien y que sirva para atajar el problema :)*

      Eliminar
  9. Jou :(
    Yo también sufrí lo mío, sobretodo por ser peluda. Ahora no me acuerdo si fue en 3º o en 4º de ESO, pero uno la pagó conmigo y se pasaba el día gritándome mujer lobo por las escaleras. En clase me cogía a veces mis cosas y las rallaba con el permanente.
    En 3º otro chaval también le gustaba jugar con mi estuche y darme por culo en clase. Al final terminé un día dándole un bofetón en medio del pasillo de lo harta que estaba ya. La gente se quedó así O_O y encima el tío me dijo algo en plan: eh tranquila! y yo ¬¬
    La mayoría de cosas de mi infancia/adolescencia las tengo medio olvidadas. En mi caso, era de las marginadas de clase por ser poco sociable por mi baja autoestima. Al tener problemas en casa, pues te puedes imaginar. Menos mal que no se metieron conmigo en exceso, ni me pegaron... sino no se como hubiera acabado la cosa, porque el apoyo familiar era nulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de ser peluda... bueno, si algo se muestra en los comentarios es que no hay un perfil, si no hay una razón para acosar, se la inventan. Y lo peor es eso, en ambientes familiares donde no hay un respaldo... :(

      Eliminar
  10. yo tambien sufri acoso, desde 1º de primaria hasta 4º de eso. Ya han pasado 4 años y aun sigo sin superarlo, cada dia me quiero morir y lloro por las noches por culpa de tanta soledad.El sueño de mi vida nunca se cumple y es algo que muchos tienen y no valoran, y eso me hace mucho daño.
    Si alguien quiere conocerme, aqui dejo mi tuenti: jesus esgamer vampires dredge.
    Saludos, EsGamer

    ResponderEliminar
  11. Una entrada para pensar, estupenda, independientemente de los malos momentos por los que pudieras pasar. Efectivamente, creo que se debería tener más en cuenta en las aulas, no el acoso tal y como el entendemos (no digo que no se haga) si no "ese ataque" por otros compañeros que a lo mejor no puede llegar a la calificación total de acoso, ya que sobre todo en las edades en las que uno forma su personalidad creo que es determinante: "ese ataque" provocará inseguridades en si mismos y baja autoestima dos conceptos que si luego la persona no trabaja consigo mismo, y aún haciendolo, estarán en constante altibajo. No quiero hablar ya de las posibles fobias a "hablar en público" "quedarse sólo"..etc.
    Enhorabuena por la entrada porque creo que con estas experiencias personales se puede tocar los corazoncitos, quedándose dentro de uno mismo, no adelantamos nada. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación Marycheivis. Yo creo que la manera de empezar a solucionar los problemas es hablar de ellos, darlos a conocer. Pongo mi granito de arena.

      Eliminar
  12. Bueno, yo creo que de verdad, los profesores o son tontos o no sé que! La verdad es que no he leido muchas ¿historias? o bueno, post que comenten sobre experiencias de bullyng "superadas", yo en la primaria no puedo decir que me hacían bullyng, porque nunca llegó a eso y tenía muchos amigos, pero sí me llegaban a molestar porque alguna vez se me ocurrió llevar algún libro (y leer es bueno, pero de niño como molestan con eso, jo, solo que no lo sabía aún) y no pararon de decirme "nerd" "matda" "crillboy" (o como se escriba, era un insulto de una serie de tv) hasta que golpeé a un chico que ya me había hartado xD jojo aún así, se me quedo el "trauma" de haber sido molestada, es en serio horrible, y en la secu, llegué insegura a la escuela, pues yo era nueva...ahora, no me imagino lo que serían años de ser molestada...es por eso que los chicos terminan suicidándose y los profes qué?! Jamás escuché que les dijeran a mis compañeros nada por decirme esas cosas, e incluso, cuando yo estuve del otro lado --es decir, molestando-- me dijeron algo así como "cálmate".
    En serio, es culpa de los estúpidos mocosos que molestan/molestamos finalmente son eso, mocosos y su cerebro es inmaduro pra distinguir cuando se pasan de la raya, pero los adultos son ciegos o algo y no se toman la molestia de ponerlo a uno en cintura.
    Lo bueno de todo esto, de hacer tantas campañas anti-bullyng, es que niños que estan creciendo bulleados ya saben que así no son las cosas y pueden ser los que hagan la diferencia.
    UN SALUDO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la solución pasa por concienciar, como tú dices, por mostrar que eso no es lo normal, que no son cosas de niños. Y porque las familias y los educadores se impliquen.

      Eliminar
  13. Yo sufrí lo mismo desde que empecé en el colegio a los cuatro años, hoy tengo 38. Soy homosexual era un niño gordo y "mariquita" fue un infierno, tanto que hace solo dos meses empecé a hablar de ello, jamas lo hice desde que con seis añitos lo comente en casa y la repuesta que obtuve fue: "defiendase como un hombre, jembrita".
    Desde ese momento tuve que sufrirlo en la mas absoluta soledad día tras día hasta que termino la egb. En todo esos años pensé muchas veces que lo mejor era morir intentándolo varias veces que fueron frustradas por diversos motivos.
    De los maestros mejor ni hablar, siempre mirando hacia otro lado igual que mis padres. Recuerdo una mañana de camino al colegio, me insultaban, iba con mi madre, y ella actuó como el que oye llover. Esa misma tarde cuando salia del colegio e iba con mi mochila y mi guitarra a clase de guitarra unos chicos mayores vinieron con lápices recién afilados y me los clavaban en los muslos y las piernas, fue horrible, tanto que tengo un recuerdo en el gemelo derecho. Una de las minas se quedo dentro y hoy tengo un lunar duro y negro del tamaño de una moneda de 20 céntimos con una apariencia tan desagradable que mi oncologo pensó que era un tumor y envió ese mismo día al dermatólogo.
    Lo único que hicieron en casa por mi fue sacarme del comedor gracias a la cocinera que era una conocida y dijo que si seguía en el comedor probablemente los alumnos llegarían a matarme.
    No se si esto le puede interesar a alguien pero necesitó contarlo, ya que sigue siendo duro recordarlo , solo al escribir estas palabras se me caen las lagrimas.
    No me explico como puede seguir pasando esto, ningún niño merece ser discriminado por ningún motivo, no lo podemos permitir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te acosaban por ninguna razón en particular y nada legitima el acoso. Como tú dices, ningún niño merece ser discriminado o maltratado por ningún motivo. Y la culpa no puede ser de la víctima, por no "defenderse". Para empezar, si nadie atacase, no habría que defenderse.

      Lo peor de tu caso es que tampoco tuviste apoyo en casa, que no había por dónde salir de esa pesadilla... Lo lamento mucho.

      A mí me interesa. Creo que contar nuestras historias puede ayudar. A visibilizar, por un lado, y a educar. Y, por otro, a que los chicos y chicas que hoy sufren acoso vean que se sale y que no es por ellos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  14. Yo sufrí lo mismo desde que empecé en el colegio a los cuatro años, hoy tengo 38. Soy homosexual era un niño gordo y "mariquita" fue un infierno, tanto que hace solo dos meses empecé a hablar de ello, jamas lo hice desde que con seis añitos lo comente en casa y la repuesta que obtuve fue: "defiendase como un hombre, jembrita".
    Desde ese momento tuve que sufrirlo en la mas absoluta soledad día tras día hasta que termino la egb. En todo esos años pensé muchas veces que lo mejor era morir intentándolo varias veces que fueron frustradas por diversos motivos.
    De los maestros mejor ni hablar, siempre mirando hacia otro lado igual que mis padres. Recuerdo una mañana de camino al colegio, me insultaban, iba con mi madre, y ella actuó como el que oye llover. Esa misma tarde cuando salia del colegio e iba con mi mochila y mi guitarra a clase de guitarra unos chicos mayores vinieron con lápices recién afilados y me los clavaban en los muslos y las piernas, fue horrible, tanto que tengo un recuerdo en el gemelo derecho. Una de las minas se quedo dentro y hoy tengo un lunar duro y negro del tamaño de una moneda de 20 céntimos con una apariencia tan desagradable que mi oncologo pensó que era un tumor y envió ese mismo día al dermatólogo.
    Lo único que hicieron en casa por mi fue sacarme del comedor gracias a la cocinera que era una conocida y dijo que si seguía en el comedor probablemente los alumnos llegarían a matarme.
    No se si esto le puede interesar a alguien pero necesitó contarlo, ya que sigue siendo duro recordarlo , solo al escribir estas palabras se me caen las lagrimas.
    No me explico como puede seguir pasando esto, ningún niño merece ser discriminado por ningún motivo, no lo podemos permitir

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que leer estas cosas me pone los pelos de punta. La última noticia de estos días me ha hecho volver a darle vueltas al tema porque... Si un niño de 11 años llega al punto de pensar que quitarse la vida es la única salida... ¿Qué estamos haciendo mal? He visto acoso en otros compañeros... También sufrí algo de acoso en el insti por el tema del acné. A los 13 años empecé a tener granitos y con los años la cosa empeoró. Me convertí en la granuda año tras año. Se metían conmigo a diario pero por suerte casi siempre he tenido amig@s.

    De niña siempre fui muy tímida y si me hubieran acosado de peque no hubiera sabido defenderme, la verdad. Como tú, pienso que menos mal que no había redes sociales ni móviles con cámara si no hubiera sido un horror.

    Por otra parte entiendo que te preocupe no saber como afrontar este problema como profesora. No nos enseñan como tratar estos temas... Pero creo que tú sí sabrás verlo y harás todo lo que puedas por solucionarlo. Para mi está claro que es un problema de educación social. La gente no se comporta bien ni entre adultos... ¿Qué van a aprender los niños...?

    Por último darte la enhorabuena por ese gran post, por tu valentía ya desde peque y por ser así. Nos leemos. Besiños.

    Ysilacosafunciona.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Saray.

      No sé si me daré cuenta de casos graves, pero machaco a mis alumnos muchísimo con el tema de no participar en acoso, de no ignorar, de no dar por sentado que son "bromas" y cosas así, porque a veces es que ni son conscientes del daño que hacen y la importancia que tienen ciertas conductas.

      Hay que acabar con esto con un plan integral, igual que se trabaja por erradicar la violencia de género, porque es un problema muy importante.

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...