viernes, 26 de octubre de 2012

Diario de una opositora: Día a día, indefinidamente.

Hacía tiempo que no escribía un post en mi diario de opositora, así que hoy toca. Ha habido algunas novedades en mis rutinas. Poco significativas, pero en fin, novedades. 

Utilicé mi maravillosa agenda para hacerme una especie de planning flexible (que no es cuestión de agobiarse). Haciendo una especie de media, calculé que si elaboraba 2 temas por semana podría acabar marzo con unos 51 temas acabados, lo que supone un 70% del temario. Es bastante. A partir de ese momento, me dedicaría a estudiar y a perfilar la programación y unidades didácticas que iría elaborando poco a poco en cuanto saliese la convocatoria y supiese los requisitos de las mismas. Eso calculando que las oposiciones que se anunciaron para Castilla-La Mancha tuviesen lugar en Junio. Quizá un poco justo, pero sobre la marcha podría recortar algunos temas y dar más tiempo al estudio. Al fin y al cabo 51 temas son muchos. Luego concluí que iba a tener que recortar sí o sí, porque las oposiciones se planeaban para mayo. Pero al final tampoco voy a tener tanta prisa, porque acabo de leer que las oposiciones en Castilla-La Mancha para 2013 serán, seguramente, solo para Primaria. Las de secundaria seguramente se pospondrán, como mínimo, hasta 2014. Pues vaya. Tampoco es una grandísima decepción. El hecho de que saliesen oposiciones no garantizaba de ninguna manera que fuesen a salir plazas de Filosofía. Pero así, desde luego, no van a salir. Ya veremos si alguna otra Comunidad Autónoma se lanza, aunque por evitar el efecto llamada, seguramente esperen a convocarlas todas, o varias de ellas, a la vez. En fin, así no me tengo que meter prisa, aunque es un poco desesperante: no tener trabajo, estar estudiando para unas oposiciones que no se sabe cuando se celebrarán o, al paso que vamos, si tendrán lugar. Auguro un futuro bastante negro para la Filosofía en la enseñanza. 

En fin, pero eso tampoco me hunde, al menos no de momento. Hoy me he quitado la pereza de buena mañana y me he ido a la biblioteca a consultar un libro. Al final, he visto que podía traérmelo a casa, y eso he hecho. Me encuentro más cómoda en casa, pero es cierto que en la biblioteca, sin distracciones, rindo bastante más. En una hora y poco me he pulido prácticamente medio tema. Si tuviese un PC pequeñito para acceder a mis documentos personales y a Internet de vez en cuando...aunque así me distraería prácticamente igual en la biblioteca que en casa.  Desde luego, la biblioteca a la que voy es un sitio bastante chulo. En sus orígenes, allá en el siglo XV, se supone que fue el primer manicomio de Europa. Después, fue un hospital. Se incendió, fue reconstruido, ... En fin, es uno de esos sitios en los que creo que a Iker Jiménez le gustaría buscar psicofonías. Pero es un sitio bastante agradable artquitectónicamente, te hace sentir bien. Es muy luminoso, no está abarrotado, ... He echado allí más de una tarde estudiando, sobre todo en 1er y 2º curso de carrera, y me he tomado algún que otro café en la cafetería de enfrente, cafés que se alargaban más de la cuenta.  Ya se sabe lo que pasa con los descansos. 

Ideas viejas escritas en libros viejos guardados en viejos edificios.

Me temo que a partir de ahora visitaré de vez en cuando la biblioteca. Los temarios confeccionados en Filosofía son bastante patateros. No son útiles para preparar temas. De hecho, salvo en dos temas, no me han servido para nada. En lugar de ceñirse al tema concreto que propone el enunciado, te sueltan todo el pensamiento del autor en 40 o 50 páginas. Demasiada paja. Perfiero, como he hecho desde el principio, ir a una Historia de la Filosofía, por lo menos en los temas relativos a la misma. Me da más seguridad. Tengo una, pero me gusta combinar al menos dos fuentes. Así que eso, acudiré de vez en cuando a consultar la otra a la biblioteca, o a sacarla en préstamo. 

Menos mal que sigo en Valencia, si tuviese que hacer esto desde mi pueblo sería imposible. Dudo que en la biblioteca municipal de mi pueblo haya más libros de Filosofía que algún clásico muy clásico. 



6 comentarios :

  1. A mi también me gusta ir a la biblioteca, pero me pasa que voy muy poco y cuando voy pienso...por qué no vendré más.
    Veo que sigues estudiando, esa fuerza de voluntad dará sus frutos tarde o temprano.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien tarde que temprano, Perri, me he hecho a la idea :P

      Eliminar
  2. A mí me encanta ir a la biblioteca. Si la tuviera más cerca de casa iría todos los días allí a estudiar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que la tengo cerca no voy... si es que...

      Eliminar
  3. Poquito a poco!! A mí no me está cundiendo nada, si te digo la verdad, voy muuuuy lenta.
    Y soy de las que no puede estudiar en biblio, aunque lo intento, pero me distraigo con mucha facilidad V.V
    Aunque últimamente me he escapado algunos días...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es qeu sí. Es curioso como en un ambiente mucho más silencioso a veces nos distraemos más XD

      Eliminar

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...