miércoles, 25 de abril de 2012

Libro: Momo, de Michael Ende


Leí este libro siendo muy pequeña. La verdad, ni recuerdo cuando. Recordaba vagamente el argumento, pero sabía que quería volverlo a leer. Y aquí estoy, con la reseñita.

¿De qué va el libro?

Momo es una niña muy especial, que un día llega a una ciudad, y comienza a vivir en las ruinas de su anfiteatro. Gracias a su talento especial, el de saber escuchar, hace muchos amigos y ayuda a todos los habitantes con sus problemas. Pero los hombres grises se cruzan en el camino de Momo, y ella, en el de los hombres grises, que quieren robar el tiempo de las personas. Momo, con la ayuda de otros entrañables personajes, intentará salvar a los hombres y devolverles de nuevo su tiempo.

Hablando del libro... 

Yo nunca fui una niña muy sabia, ya que fui una niña muy adulta. Pero la inteligencia infantil que tenía, esa que ve las cosas simples y claras,  esa que los adultos no entienden, la sacaba de libros como éste. 
Mientras lo leía, asentía resignada como diciendo...¿cómo es posible que no nos demos cuenta de estas cosas? ¿Por qué nos dejamos robar el tiempo? ¿Por qué no hacemos las cosas que queremos? Todos tenemos obligaciones, pero hay diferentes maneras de enfrentarse a ellas (Barrida, inspiración, barrida). Y merece la pena pararse a pensarlo. Porque no podemos ahorrar tiempo, es lo más perecedero del mundo. 

Os dejo una trocito...

"Momo miraba al maestro Hora. En voz baja preguntó:
- ¿Qué enfermedad es ésa?
- Al principio apenas se nota. Un día, ya no se tiene ganas de hacer nada. Nada le interesa a uno, se aburre. Y esa desgana no desaparece, sino que aumenta lentamente. Se hace peor de día en día, de semana en semana. Uno se diente cada vez más descontento, más vacío, más insatisfecho con uno mismo y con el mundo. Después desaparece incluso este sentimiento y ya no se siente nada. Uno se vuelve totalmente indiferente y gris, todo el mundo parece extraño y ya no importa nada. Ya no hay ira ni entusiasmo, uno ya no puede alegrarse ni entristecerse, se olvida de reír y llorar. Entonces se ha hecho el frío dentro de uno y ya no se puede querer a nadie. Cuando se ha llegado a este punto, la enfermedad es incurable. Ya no hay retorno. Se corre de un lado a otro con la cara vacía, gris, y se ha vuelto uno igual que los propios hombres grises. Se es uno de ellos. Esta enfermedad se llama aburrimiento mortal."
Eso es todo. Ahora creo que empezaré a leer Mundo de Dioses, de Rafael Marín.  Un poquito a regañadientes, pero es una recomendación, así que...¡habrá que intentarlo! :)


No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Adelante! Deja tu retal :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...